Prensa 

Procare Health

Categorías

Post destacados

Últimos post

Afrontar un embarazo a partir de los 30 años

La edad reproductiva avanzada de las mujeres que desean ser madres es considerada una de las principales causas de esterilidad.

Muchas mujeres mayores de 30 años se estarán planteando ser madres, por lo que es importante considerar algunos aspectos en relación a la fertilidad. Hay que tener en cuenta que la edad de la mujer es determinante para poder tener hijos, ya que a partir de los 30 el número … Muchas mujeres mayores de 30 años se estarán planteando ser madres, por lo que es importante considerar algunos aspectos en relación a la fertilidad. Hay que tener en cuenta que la edad de la mujer es determinante para poder tener hijos, ya que a partir de los 30 el número y la calidad de los óvulos, y por tanto la fertilidad empiezan a descender. Este descenso es muy acusado a partir de los 35 y muy alto a partir de los 38, según datos de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF).

El retraso en el acceso a un puesto de trabajo estable, la prolongación de la etapa estudiantil, los cambios en las prioridades de la gente joven… son algunos factores que han propiciado que cada vez se retrase más la edad de maternidad y, como consecuencia que cada vez haya más mujeres a las que les cuesta ser madres. Asimismo, hay una serie de factores de estilo de vida que pueden influir: una revisión de estudios publicada este año en Current Opinion in Obstetrics & Gynecology concluye que, además de la edad avanzada, obesidad, el sedentarismo, el alcohol, el tabaco y otros compuestos tienen un efecto negativo y pueden prolongar el tiempo para conseguir quedarse embarazada. Por ello, Procare Health, laboratorio especializado en salud femenina, ofrece algunos consejos a tener en cuenta a la hora de plantearse un embarazo a partir de los 30 años:

  • Seguir una alimentación saludable: es importante controlar el peso y seguir una dieta saludable y equilibrada. El exceso de grasa, según advierten desde la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) y la SEF, puede alterar las hormonas responsables de la ovulación y afectar a la calidad de los óvulos y su capacidad para fecundar. De hecho, la obesidad contribuye a que las mujeres tengan menos posibilidades de quedarse embarazadas.

 

  • Evitar los tóxicos y el estrés: al igual que sucede con la obesidad, hábitos como el consumo excesivo de alcohol o de tabaco se han asociado con menores tasas de fecundidad. El tabaquismo en concreto puede acelerar el declive de la capacidad reproductiva de la mujer. En cuanto a las situaciones de estrés y ansiedad, hay estudios que apuntan a la reducción de la capacidad de ovulación, lo que disminuye las posibilidades de que se produzca la fecundación. Así mismo, la propia búsqueda del embarazo puede desembocar en una experiencia estresante para la pareja si se prolonga en elt tiempo sin resultados.

 

  • Realizar ejercicio: la práctica regular de ejercicio físico tiene numerosos beneficios para en bienestar del organismo. La actividad física contribuye al control de peso, lo que resulta favorable para prevenir la obesidad y los problemas que esta conlleva para la capacidad ovulatoria.

 

  • Comprobar el calendario fértil: a la hora de buscar un embarazo es imprescindible conocer el calendario de ovulación de la mujer para conocer cuál es el período más fértil y optimizar las relaciones. Las calculadoras de ovulación pueden ayudar sabiendo la fecha de la última menstruación y la duración del ciclo menstrual.

 

  • Recurrir a complementos alimenticios: en el caso de que la búsqueda del embarazo se prolongue, existen complementos alimenticios como Ovosicare Fertility® que contienen ingredientes como el Caronositol®, que ha demostrado mejorar la calidad ovocitaria, la tasa de embarazo y número de nacimientos en estudios científicos. Asimismo, es el único complemento que además de su proporción óptima de inositoles, está reforzada con Quatrefolic® (ácido fólico reducido para su mejor absorción), zinc, vitaminas del grupo B y antioxidantes, entre ellos Pomanox®, un potente antioxidante que ha mostrado, en diversos estudios clínicos, promover un efecto cardioprotector, importante en aquellas mujeres con síndrome del ovario poliquístico. Todos sus ingredientes son de origen en plantas naturales.

 

Según datos de la SEF, el 85% de las parejas logran de forma espontánea un embarazo tras un año de búsqueda y un tercio de esos embarazos sucede en el transcurso de los tres primeros meses de intentarlo. El 5% consigue la gestación de forma espontánea pasados los 12 meses. Por lo general, una vez que transcurre el primer año con dificultades para conseguir el embarazo, se debe consultar con un especialista. Aunque las mujeres en edad reproductiva